sábado, 3 de junio de 2017

LAS POSIBILIDADES DEL LIBRO

El presagio y su respuesta
Mónica González Velázquez, Arturo Terán (Ciudad de México)
Colección libro de artista
(miCielo ediciones, 2007)




* Mónica González Velázquez 



La producción de libro-objeto habla del compromiso humano con la literatura; por esta razón miCielo ediciones se ha sumado a la producción y promoción de este remanso que no ofrecen las editoriales convencionales, y mucho menos los grandes sellos editoriales.



Podemos definir el término de libro-objeto, como la elaboración artesanal de un libro. Las variaciones actualmente hacen difícil una definición precisa. De entre los aspectos más relevantes podemos subrayar el interés por la exacerbación del objeto. El libro tiene la misión de llevar a buen puerto su contenido, y finalmente ese es su objetivo, sin embargo, el objeto libro por sí mismo también es un agente comunicante y un objeto artístico, plástico. Su carácter artesanal le imprime su carácter único e irrepetible, coleccionable y personal.


Los pájaros del atardecer
Raúl Hernández (Santiago, Chile)
Colección poesía sin fronteras 

(miCielo ediciones, 2014)


El origen de la edición en libro-objeto, lo podemos encontrar desde la concepción del libro impreso, y los sistemas de encuadernación. Sin embargo son los movimientos literarios de vanguardia quiénes dimensionan la experimentación de los formatos y llevan a su máxima expresión la disposición de los contenidos en la página en blanco. Un ejemplo de ello lo encontramos con Stéphane Mallarmé (París, 1842-1898) poeta y crítico francés, uno de los grandes autores del siglo XIX, quién representa la culminación y al mismo tiempo la superación del simbolismo francés. Un antecedente claro de las vanguardias que marcarían los primeros años del siguiente siglo. Su libro Una tirada de dados jamás abolirá el azar, “Un coup de dés jamais n’abolira le hasard “ (1897), fundaría las bases del libro-objeto y del caligrama. En sus poemas Mallarmé cuidaba –además de los versos– los elementos gráficos: la tipografía, la distribución de los espacios en blanco, la distribución del texto sobre la página y el formato desplegable, retomando la belleza de la escritura en papiro de las culturas orientales.



Una tirada de dados jamás abolirá el azar

Un coup de dés jamais n’abolira le hasard 
Stéphane Mallarmé (1897)


En las vanguardias latinoamericanas, las producciones del poeta chileno Nicanor Parra, los textos están escritos sobre una especie de tarjetas que en conjunto forman un paquete. En Italia, quienes se atrevieron más a deconstruir la forma poética fueron los futuristas, con el uso de mayúsculas, onomatopeyas, y una particular disposición tipográfica para producir efectos visuales. Una experimentación similar se encuentra en la década del ´60 con los autores de la neo-vanguardia. En este tipo de poesía, los ejemplos más interesantes son aquellos, como en el caso de “5 metros de poemas”, en que la experimentación formal no es sólo un mero juego técnico sino que sirve para relevar la tensión de los pasajes poéticos. Este poemario compuesto por 18 poemas, escrito por  entre 1923 y 1925 por Carlos Oquendo de Amat, fue publicado por primera vez en Lima, en el año de 1927 por la editorial Minerva. El título proviene del poema “Reclame” o “Réclam” de su último verso “compro para la luna cinco metros de poemas”. La carátula es diseñada por Emilio Goyburu: cuatro rostros de teatro delante de un telón. Impreso originalmente en serigrafía. En realidad, existen artistas visuales en cuyos trabajos podemos ahondar: Joan Brosa (Barcelona) y sus poemas visuales, Johanna Drucker (E.U.A) y sus libros de artista, Antonio Gómez (Cuenca) y su exploración visual poética, Nahum B. Zenil (México) y sus libros fetiche, por mencionar algunos.


5 metros de poemas
Carlos Oquendo de Amat, 1923-25


En México, nos podemos referir al poemario “Blanco” de Octavio Paz, (México, 1967) publicado por Editorial Joaquín Mortiz, diseñado por el maestro Vicente Rojo e inspirado en “5 metros de poemas”; cabe decir que ambas publicaciones retoman la tradición de la encuadernación japonesa y la técnica de reproducción en papiro. Existe otro libro-objeto, también de Octavio Paz, del cual habla Elena Poniatowska en su libro “Las palabras del árbol”,  realizado en Francia por el escultor argentino Krasno. Protegidos por una caja de ámbar, los poemas están escritos sobre unas hojas de algodón, piedra, cal y cartón; el interior guarda una cinta grabada con los versos de Paz. 




Blanco 

Octavio Paz (México, 1967) 


Ulises Carrión también forma parte de los artistas que centran su interés en el libro como objeto más que como herramienta de transmisión de mensajes textuales. En El arte nuevo de hacer libros, se despliega su teoría del libro como objeto orgánico, con un tiempo de vida y una fecha de muerte (“Nosotros desapareceremos, ¿por qué no habrían de desaparecer los libros?”). 



El arte nuevo de hacer libros
Ulises Carrión (1975)

Otro artista heredero de los rebotes dada y la emergencia del discurso conceptual a través de panfletos, carteles, catálogos o libros de arte: Felipe Erenberg. Armado con un mimeógrafo, una especie de impresora manual gigante, que en los setenta estaba prohibida en México porque se utilizaba para hacer panfletos políticos, conoció a Carrión y con Beau Geste Press fabricó los primeros libros-objeto del otro mexicano autoexiliado.



De jilgueros y pistoleros
Felipe Erenberg



La producción de libro-objeto habla del compromiso humano con la literatura; por esta razón miCielo ediciones se ha sumado a la producción y promoción de este remanso que no ofrecen las editoriales convencionales, y mucho menos los grandes sellos editoriales.


Travestiario
Luis Aguilar (Valle Hermoso, Tamaulipas)
Colección voces de la poesía actual 

(miCielo ediciones, 2016)


Se dice del libro que está en crisis. En los sellos independientes se buscan alternativas para editar libros de autor y luego se buscan los espacios para la promoción de los autores.


Suite Dublin 
Francisco X. Fernández Naval (Galicia)
Colección poesía sin fronteras 

(miCielo ediciones, 2011)


El libro, durante más de cinco mil años ha sido el instrumento que ha permitido la transmisión del conocimiento entre pueblos y culturas diferentes, desde la copia a mano de los amanuenses hasta la invención de la imprenta, los materiales escriptóreos (el papiro, la arcilla, la seda, el papel, etc.) El libro tradicionalmente ha sido entendido como puro "contenido", pero también como vehículo de expresión artística y cultural.


Canto hondo
Augusto Rodríguez (Guayaquil, Ecuador)
Colección poesía sin fronteras 

(miCielo ediciones, 2013)

El lenguaje visual busca dentro de estructuras (libros) nuevas fórmulas de asociación y crea con formas propias nuevos códigos de comunicación, utiliza conjuntamente nuevos signos y símbolos, elementos fonéticos y visuales, elementos tipográficos, valora el color y la forma, valora el signo semántico como tal signo y el espacio o soporte donde va a desarrollarse la obra, dándole a la página categoría de espacio artístico en potencia, espacio donde se puede exhibir un trabajo. Nuestras ediciones junto al lenguaje semántico buscan el estético.


Palabras al borde de los labios
Juana M. Ramos (El Salvador/NYC)
Colección poesía sin fronteras 

(miCielo ediciones, 2014)


El lenguaje tal como se ha venido entendiendo, tiene sus limitaciones, hay sensaciones que al intentar expresarlas, nunca quedamos satisfechos de los resultados, estas situaciones son las que una variante (libro-objeto) ayuda a resolver.



Osario de criaturas perplejas
Luis Cruz (Lima, Perú)
Colección poesía sin fronteras 

(miCielo ediciones, 2014)

La tecnología ha masificado los medios de comunicación. El libro es un medio de comunicación, el cual no está en riesgo de desaparecer, más bien se adaptará a los nuevos tiempos. No podemos renunciar al libro impreso, lo único que está en crisis es su soberanía.




Soy de los que gritan para llamar un TAXI
Luis Alberto Arellano
(Quéretaro, Qro)

Ganancias de lo amargo

Juan Daniel Osuna A

(Hermosillo, Sonora)

Carne de circo
César Rodríguez Diez
(Puerto de Veracruz)

L U P U S
Alfonso Aguado Ortuño
(Valencia, España)

MORTEM
Alex Dario Rivera M
(Santa Bárbara, Honduras)

Un gato de ojos grandes, me mira fijamente 
Margarita Drago
(NYC/Argentina)

Colección X Aniversario
(miCielo ediciones, 2017)



* MÓNICA GONZÁLEZ VELÁZQUEZ (Ciudad de México, 1973). Egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM de la Licenciatura en Diseño Gráfico. A la par cursó el Diplomado de Creación Literaria en la Escuela de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM). Editora y poeta. Directora de miCielo ediciones, proyecto especializado en Libro-objeto y Libro de artista un proyecto especializado en la publicación de poesía en formato de libro-objeto, cuenta con un catálogo de más de 40 títulos de autores de México, Latinoamérica y España. Destaca su participación como poeta y editora en el XV Encuentro Internacional de Editores Independientes y Ediciones Alternativas (Punta Umbría, Huelva; España 2008), en Hispanic Heritage Month of York College (New York City; 2011, 2012), VI Festival Internacional de Poesía, Ileana Espinel Cedeño (Guayaquil, Ecuador; 2013), Printed Matter's LA ART BOOK FAIR. The Geffen Contemporary at MOCA (Los Ángeles, CA; 2014), The Americas Poetry Festival of New York (New York City, 2015) y en la Muestra Latinoamericana de Poesía Visual (Museo de Arte Contemporáneo Argentino, MACA; Buenos Aires 2016).